jump to navigation

Educando con AMOR diciembre 2, 2008

Posted by argosalejandro in amor, General, reflexiones.
Tags: , , ,
add a comment

El día de hoy me tocó vivir de cerca una experiencia que no por común deja de ser impactante, fuí testigo de la falta de tolerancia en su máxima expresión entre familiares, para ser más exacto, de una madre hacia un hijo.

Ésta situación embarazosa me hizo plantearme algunas cosas, como el hecho de la educación de las nuevas generaciones, de esos seres humanos que son (o somos) adultos en “entrenamiento”, que dentro de unos cuantos años la mayoría nos convertiremos en los padres de familia de esa época y me pregunto si es bueno el camino que se está sembrando por muchas esferas.

Con todos los problemas que ser adulto conlleva, con la economía, el trabajo, el tiempo que “no alcanza para nada” (una moneda tan escasa como la corriente), con los vaivenes y trajines del día a día, queda relegado en último sitio la educación, no hablo de la que se imparte en las aulas, sino la que proviene del seno familiar.

Erroneamente se ha llegado a creer, que inscribiendo a los hijos en un “buen colegio” le aseguran el éxito en la vida, le están dando entonces la educación de calidad que como ser humano y ciudadano merece, pero no es así, de qué sirve ser un as en el manejo y procesamiento de la información circundante cuando los valores no los tenemos claros, cuando se puede pisotear el derecho del otro por el simple hecho de poseer en un momento determinado algún tipo de superioridad ya sea económica, socio-cultural, o simplemente de fuerza bruta como en las mismísimas cavernas.

Comprendo perfectamente que anque los minutos son escurridizos y que se dejan ir como agua entre los dedos, que el cansancio de un día laborioso merma la claridad mental y solo se desea un rato de paz y tranquilidad, pero, si una obligación tan corriente como es el trabajo se cumple con el mayor esfuerzo que es posible, porqué no dedicar tiempo de calidad para quienes llaman “mis hijos”, procurando ya no solo el ejemplo del esfuerzo y el trabajo, sino también enseñando las leyes mínimas de convivencia, el respeto al derecho del otro pero sobre todo al propio, no avergonzando frente a compañeros ni demostrando esa superioridad patética de fuerza bruta para que obedezcan una sencilla orden que en ocasiones, es mas patética aún.

Cómo rayos somos capaces de alzar el dedo acusador y achacar todas nuestras miserias al gobierno, a nuestros gobernantes, al país vecino o al coterraneo de enfrente, cuando nosotros mismos actuamos poniendo un yugo a las personas que decimos “amar” y que nos olvidamos que más que ser propiedad son un regalo, y que mas que necesitar órdenes necesitan caricias.

Cómo podemos criticar las actitudes del compañero de trabajo, del servidor público, del vendedor, del conductor que va adelante… cuando nosotros mismos tenemos tantos o más errores que todos ellos.

Cómo esperamos tener “un mundo mejor”, cuando con nuestra falta de tiempo, nuestra intolerancia, nuestra agresividad estamos sembrando en los corazones mas tiernos el odio, el rencor, la avaricia , el desdén y la falta de compromiso para “con los suyos”.

El problema no está en los vecinos, en las razas, en los colores ni en los gobiernos… el problema real, está en TU casa.

Esperar que otros cambien el mundo por ti, es como pretender comer y que otro eche la mierda fuera…

EDUCA con AMOR,…

Si no eres capaz de gritarle a tu jefe, de descalificarte a ti mismo, de liarte a golpes con un campeón de kung fu,…. porqué te crees tan “buen padre” cuando lo haces con tu hijo???….

No te dejes llevar por la cultura del intemporismo, SIEMPRE HAY TIEMPO PARA UN TE QUIERO.

….
Gracias por transformar mi vida con amor, por cambiar mis horizontes hacia cielos despejados, gracias por enseñarme a ser un verdadero “ser humano”. Los amo familia.

Anuncios

Amo amar…. noviembre 5, 2008

Posted by argosalejandro in amor, General, prosa.
Tags: , ,
1 comment so far

Es un día común y corriente, corre el mes de junio con incipiente prisa a darle paso a julio quien detrás espera impaciente por colorear los paisajes y darle mas viveza a la naturaleza que ya de por sí se ufana orgullosa de sus pétalos de rosa, de sus mariposas de alas extendidas, de sus nubes y también de las gotas de rocío que mañana a mañana coronan las verdes hojas de los campos.

Aún es demasiado temprano para salir y demasiado tarde para seguir durmiendo, así que me estaciono en el limbo temporal para contemplar plácidamente cuanto me rodea. Puedo ver desde mi ventana un par de pequeños pájaros que trinan eufóricos dandole la bienvenida al amanecer, es tan sabia la naturaleza, que es capaz de marcar incluso el día de la noche con pequeños detalles, tales como el cierre de pétalos o el taciturno roncar de un girasol sin sol.

Me asomo al corredor que flanquea gran parte de la casa y percibo que ya no está cubierto de penumbra sino mas bien de una perezosa luz suave que invita a salir, me decido y me dirijo hacia el salón, está bastante fresco, mi piel se estremece ante el cambio de temperatura producido a salir recientemente de la tibiez de las mantas, pero sin embargo, no es algo que pudiese incomodar, sino mas bien, da la sensación de una caricia para poder espabilar mejor. Ya en ésta habitación, puedo contemplar la calle a través de un amplio ventanal, que refleja una ciudad aún dormida, por la que deambulan uno que otro ente que no sabría distinguir entre deportista o desorientado, mas al ser fin de semana, no tardan en aparecer figuras un poco mas enjuntas pero no menos entusiastas, que se dirigen con parsimonia y encanto, ataviadas de sus chales para dirigirse unas a misa y otras a juzgar por los grandes bolsos, al mercado.

Respiro profundamente sintiendo el aire fresco introducirse hasta lo más profundo de mis entrañas, me pongo en pie y regreso hasta aqui pues siento ese clásico cosquilleo que despunta en mis dedos característico de sentimientos contenidos y palabras sin decir, así que aprovecho el momento de calma y quietud para concentrarme únicamente en las voces internas que dictan a mi conciente que afanosamente se presta para ser conducto y portavoz…

Con una caricia, reviven mis ímpetus
con una sonrisa dulce, se curan mis heridas
con una palabra de aliento, se enciende mi espíritu.

Sólamente con amor, puedo vivir
sólamente con amor, puedo sentir
sólamente con amor, puedo soñar
sólamente con amor, puedo ser quien soy.

Pues es precisamente con el amor que mis días sombríos tienen halos de luz, que mis ojos alejan el reflejo del dolor y son capaces de brillar, que aún en medio de contrariedades, desdén o incluso adusto sufrimiento, mi alma puede seguir siempre a flote, abatir sus pesadas alas impidiendo que el fango coaccione su voluntad de volar siempre hacia un mejor horizonte, guiando mis pasos a tierras mas altas donde lo único que se percibe es simplemente amor.

Amo amar…
porque me da la oportuidad de vivir sin falsos temores ni vanas expectativas
Amo amar…
porque cuando amo mis sentidos se agudizan y mi corazón late con mas fuerza.
Amor amar…
porque me da la capacidad de construir sentimientos, emociones y lazos que se vuelven cada vez mas fuertes y duraderos.
Amo amar…
porque gracias a éste sentimiento, han podido entrar en mi ser, salvarme de la soledad, llenar de vida mis días, acortar el llanto y devolverme la infancia que creí perdida.

Hoy me siento orgulloso de ser y existir, pues se que tengo la capacidad de amar y que al hacerlo, todo a mi alrededor toma sentido, nada es en vano y aunque en el andar existan tropiezos varios, nada impedirá que retome mi camino pues tengo mil y una buenas razones para seguir amando.

Cierro el cuaderno y dejo a su lado mi lápiz, nunca se sabe cuando se necesite uno y es mejor tenerlo a la mano. Al parecer el sol finalmente ha decidido tomar el lugar en el trono que le corresponde, dejándose ver aún a pesar de algunas nubes necias que intentan ocultarlo. El día comienza y que mejor manera de hacerlo con una sonrisa.